El efecto Podemos, soufflé y trotskismo